Lo bueno y lo malo de las copas de vino sin tallo


vino

Cuando las copas de vino sin tallo llegaron al mercado por primera vez, los entusiastas del vino no estaban seguros de qué hacer con ellas. El diseño desafió siglos de tradición de beber vino, una noción de extrema importancia en la cultura enológica. Sin embargo, la pura no convencionalidad de las copas coincidía con muchas de las excitantes actitudes de la vinificación del Nuevo Mundo, como los tapones de corcho sintéticos o los tapones de rosca y los vinos del Nuevo Mundo audaces, luciosos y afrutados de variedades y mezclas no tradicionales. A medida que la vinificación entró en una nueva era, también lo hizo la gama de vasijas de las que los amantes del vino podían beberlo.

Misma forma, sin tallo

Las copas tradicionales para vino se basan en muchas convenciones pensadas para mejorar la experiencia de beber vino.

  • La forma del cuenco varía para diferentes tipos de vinos para colocar los vinos en la boca a lo largo de las papilas gustativas con mayor probabilidad de percibir los sabores únicos del vino.
  • El tamaño y la forma de los bordes dirigen los aromas de la forma más placentera para el tipo de vino que estás bebiendo.
  • El material con el que están fabricadas las copas refleja la claridad y el color del vino.
  • El tallo le permite sostener el vaso sin proyectar el calor de su mano a través del cuenco del vaso y calentar el vino más allá de la temperatura ideal.

Las copas de vino sin tallo también hacen todas estas cosas, excepto el artículo final. Parecen el cuenco de las copas de vino tradicionales, pero carecen de tallo. En cambio, las copas de vino sin tallo tienen un punto plano a lo largo del fondo del tazón para que pueda colocarlas con cuidado sobre una superficie. Existen muchas variedades de copas de vino sin tallo para diferentes tipos de vino, tanto tintos como blancos.

El bueno y el malo

Lo que más preocupaba a los enófilos era la falta de tallo. Podían reconocer los cuencos de forma única de los vasos, pero muchos encontraron confusa la falta de un vástago. Sin un tallo que sostener, ¿cómo podía uno evitar calentar el vino? Asimismo, ¿cómo se puede hacer girar el vino de manera eficaz para observar sus piernas y liberar sus aromas sin un tallo por el cual sostener la copa?

Beneficios

Las copas de vino sin tallo en realidad tienen sentido de muchas maneras y ofrecen distintos advantes sobre sus primos sin tallo.

  • La falta de tallos hace que encajen mejor en cualquier lugar donde desee colocarlos. Los armarios los sostienen de manera más efectiva y es fácil lavarlos en la rejilla superior del lavavajillas.
  • Los tallos pueden ser frágiles y fáciles de romper. Quitar los tallos hace que las gafas sean más resistentes. Sin tallos, son más fáciles de llevar (cuidadosamente acolchados, por supuesto) para picnics o para llevar a la casa de un amigo.
  • Las gafas reflejan un estilo más acorde con el entretenimiento casual de hoy. Al quitar los tallos de las gafas, parecen mucho menos formales y más accesibles, invitando a un uso diario y casual.
  • Incluso sin tallos, las copas siguen siendo reconocibles como copas de vino.

Inconvenientes

Si bien muchos de los inconvenientes tienen que ver con las ideas tradicionales de cómo se debe presentar el vino, algunos también representan cuestiones prácticas.

  • Muchos vinos se sirven a temperatura ligeramente inferior a la ambiente y algunos vinos se sirven fríos. Si sostienes una copa de vino por el cuenco, tu mano calienta el vino, sacando de su temperatura ideal para beber, lo que le resta valor al vino. Sin tallo, no hay otra opción para sostener la copa de vino.
  • Las copas de vino sin tallo inutilizan los dijes de copa de vino, lo que dificulta la identificación de la copa en reuniones grandes.
  • La mayoría de los bebedores de vino sostienen la copa por el tallo mientras hacen girar el vino para airearlo durante un ritual tradicional de cata de vinos, o incluso cuando beben el vino. Hacer remolinos sosteniendo el cuenco es menos elegante y menos práctico.

Minimizar los inconvenientes

La buena noticia es que hay formas de minimizar muchos de los inconvenientes de estas gafas.

  • Deje el vino en la mesa cuando no lo esté bebiendo, minimizando el contacto con su mano caliente.
  • Úselo para vinos tintos y no para blancos que requieran más frío.
  • Gire con cuidado para airear el vino y agregue aireación adicional mientras bebe extrayendo aire a través de los dientes mientras el vino aún está en la boca.

Comprar copas de vino sin tallo

Si te gusta la sensación más informal de las gafas sin tallo, o si simplemente te gusta la idea de un almacenamiento y lavado más fáciles, muchos fabricantes ahora fabrican las gafas.

  • Riedel, fabricante de copas finas y de calidad hace Vasos de cristal sin tallo «O» en formas diseñadas para realzar sus vinos favoritos.
  • Gafas sin tallo Giovino ofrecen una solución única al problema del calentamiento. Las copas tienen muescas para que pueda sostenerlas justo por encima del nivel del vino.
  • Spiegelau, fabricante de copas de cristal fino, ofrece los vasos casuales sin tallo Authentis a un precio asequible

Muchas tiendas departamentales ahora venden sus propias marcas de copas de vino sin tallo. Otros lugares para encontrar una buena variedad de vasos incluyen:

Si nunca antes ha intentado usar copas de vino sin tallo, es posible que se sorprenda de la versatilidad y durabilidad de muchas de las copas. Muchos fabricantes ahora fabrican vasos de vino sin tallo a una variedad de precios, por lo que seguramente encontrará vasos que se adaptarán tanto a su gusto como a su presupuesto.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta