4 diferentes vinos para degustar

En casa acostumbramos a reunirnos periódicamente un grupo de amigos para catar algún vino. En esta ocasión fueron cuatro los vinos para degustar, con división entre nacionales y también internacionales.

Esta vez un vino blanco francés (Terroir de Vigne et de Truffe, 2011, Bodega Sieur d’Arques), 2 tintos españoles (Juan Gil 18M, 2012, D.O. Jumilla, Murcia y Hacienda Albae 888, 2007, D.O. La Mancha) y un tinto sudafricano (Saxenburg Shiraz Ed. Limitada, 2004).

Vinos para degustar

Terroir de Vigne et de Truffe 2011

Comenzamos con un vino muy especial, Terroir de Vigne et de Truffe 2011. Un Chardonnay cien por ciento , los viñedos de esta bodega están situados al sur de la urbe de Carcassonne, en el sudeste de Francia. Se trata de una zona donde abundan las trufas, cuyos potentes aromas aportan gran particularidad aromatizada a los viñedos de esta bodega.

En nariz, las notas a trufa pasaban prácticamente inadvertidas, tratándose de un vino de intensidad aromatizada baja. No obstante en boca si que resultó ser un vino bien interesante, donde ciertamente, aparecían notas relacionadas con la trufa. Un vino graso, redondo y con determinada corpulencia en boca mas sin parar de ser capaz para conjuntar con unos entrantes ligeros, como verduras a la plancha o bien langostinos preparados del mismo modo.

Juan Gil 18M, 2012, D.O. Jumilla

Seguidamente, probamos el Juan Gil 18M, 2012, D.O. Jumilla, Murcia, que pese a estar aún un tanto verde, fue indudablemente el triunfador de la noche. A la vista, llama la atención un ribete demasiado “atejado” para tratarse de un vino del 2012.

En nariz es sobresaliente, un coupage de gran dificultad, con notas golosas a caramelo de anís o bien violetas, que tras un tiempo de permanencia en copa se muestran muy variables, evolucionando a notas clarísimas de Te Rooibos. En boca, el tanino es un tanto secante, defecto que se solventará con unos meses más de botella. Es un espléndido vino.

Hacienda Albae 888, 2007

En tercer lugar descorchamos el Hacienda Albae 888, 2007. La verdad es que quedó por debajo de nuestras espectativas. En su defensa debo decir que muy probablemente le hubiese favorecido una oxigenación más prolongada. Se trata de un vino con una crianza larguísima de veinticinco meses, y que pese a ser decantado a lo largo de unos minutos, no llegó a destapar su potencial.

Shiraz Edición Limitada 2004

Finalmente, le llegó el turno a unos de los grandes vinos de Bodega Saxenburg, el Shiraz Edición Limitada 2004. Se trata del vino más caro de los catados en esta oportunidad. Se observa la clara evolución de un vino con diez años de edad. En nariz se trata de un vino muy condimentado, donde al comienzo resaltan sobre todo notas ahumadas, dando paso, lentamente, a notas más sutiles a fruta negra madura, chocolate y una nota característica a regaliz. Suave y muy elegante en boca, con una persistencia media.

Fue una noche realmente agradable, en buena compañía y hablando de multitud de temas relacionados con el vino.

[content-egg module=Amazon template=compare]

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta