Por qué Francia sigue siendo uno de los mejores destinos para el vino

Por qué Francia sigue siendo uno de los mejores destinos para el vino. Durante siglos, el vino francés ha sido considerado un elixir por los amantes del vino de todo el mundo y sigue estando a la vanguardia de los mejores destinos vinícolas. Los conocedores han elegido una y otra vez el vino francés como su principal manjar. La espléndida campiña de Francia está llena de viñedos de renombre mundial, que producen vinos con sabores y sabores distintivos. La producción de vino se ha filtrado a través de la conciencia colectiva de su gente, abarcando todas las clases sociales, dándoles un amplio reconocimiento cultural.

Como pieza importante de la historia, la Galia (parte de la actual Francia, Luxemburgo, Bélgica, Suiza e Italia) fue el centro del cultivo de la uva. Fue testigo de la influencia romana en el siglo II a.C., y más tarde llegaron inmigrantes griegos en el siglo VI a.C., que difundieron la viticultura por las vastas extensiones de tierra de la Galia. Alentó la plantación de viñedos en zonas que aún son reconocidas como las famosas regiones vitivinícolas francesas. Después del Renacimiento, la industria del vino en Francia disfrutó de la época dorada de su prosperidad, y su gran legado continúa hasta el día de hoy.

Por qué Francia sigue siendo uno de los mejores destinos para el vino

La industria vitivinícola francesa, influenciada por diversos factores, se ha convertido en un símbolo para el mundo, estableciendo puntos de referencia para una calidad única. Las siguientes regiones de Francia son destinos clásicos para los aficionados al vino:

1. Champán

La región francesa de Champagne está situada en el noreste de París, cerca de la frontera con Bélgica. Los visitantes podrán disfrutar de su belleza natural con vino de campo en las Rutas del Champán que atraviesan la exuberante Montaña de Reims, un microclima adecuado para el cultivo de uvas pinot noir. La región de Champagne es crujiente y fría, con una temperatura media anual ligeramente superior a la mínima necesaria para la maduración de la fruta.

2. Burdeos

Burdeos es sin duda la región vinícola más famosa del mundo. La proximidad al mar y las perfectas variaciones de temperatura, que son cruciales para la maduración, crean las condiciones climáticas ideales para un vino memorable. Los viñedos se plantan en laderas a una altitud lo suficientemente alta como para estar libres de heladas. Los vinos de Burdeos son típicamente una mezcla de merlot (por su riqueza y profundidad aterciopelada) y cabernet sauvignon (para la fruta y el cuerpo). Los vinos producidos de estos viñedos llegan a millones de hogares en todo el mundo, e incluso son regalados como favores con etiquetas de vino de boda personalizadas que los envuelven. La región ha sido un destino turístico popular a lo largo de la historia, incluyendo líderes mundiales como Thomas Jefferson.

mejores destinos para el vino

3. Borgoña

La región vinícola de Borgoña es amada por los conocedores de vinos, con exquisitos vinos al estilo del viejo mundo de la amplia gama de uvas de la región cultivadas en toda la región. Está lleno de pintorescos pueblos medievales como Flavigny-sur-Ozerain y Noyers-sur-Serein con una arquitectura encantadora y casas de entramado de madera. Explore las rutas del vino a través de impresionantes viñedos y pintorescos pueblos en este clima cálido y seco.

mejores destinos para el vino

4. Valle del Loira

El Valle del Loira es también conocido como el jardín de vinos de Francia, llamado así por el río Loira, que fluye a través del valle haciendo de la región el hogar de diversos viñedos y deliciosos vinos. Racimos de pequeñas bodegas familiares, pueblos medievales y castillos impresionantes hacen de este el mejor destino vinícola de Francia. No se pierda los productores de Cabernet Franc y Chenin Blanc Couly-Dutheil y Château Moncontour.

mejores destinos para el vino

5. Alsacia

Las excepcionales condiciones climáticas de Alsacia se deben a las montañas de los Vosgos, a la riqueza de su suelo y a su clima seco y favorable. El vino de Alsacia se caracteriza por sus delicados aromas florales y de melocotón, a menudo utilizando uvas blancas como el Riesling. Hay un dicho común entre los enólogos de esta región, «se puede saborear la esencia de Alsacia en cada vino». Con trece terruños, sus ofertas son diversas, frescas y perfectamente adecuadas para todos los gustos y ocasiones.

Si le gustan los vinos deliciosos, las vistas pintorescas y los viñedos históricos, explorar las regiones vitivinícolas francesas debería estar en su lista de destinos de viaje.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta