El carácter innovador de Bodegas LAN

Hoy hemos recopilado unas entrevistas al director y algunos empleados de las Bodegas Lan. He aquí nuestro resumen:

Tras una vendimia fantástica que nos ha venido muy bien, mucho mejor que las dos anteriores, lo primero es que estamos felices y contentos de tener en bodega un producto de primerísima calidad, y eso no ocurre todos los años, o sea que este año es un año clave para nosotros.

El carácter innovador de Bodegas LAN

¿Y además con nueva imagen y nuevas caras no? Digamos que seguimos ahí mejorando, o sea, estamos en este momento en un proceso de adaptación de nuestra imagen a los nuevos tiempos. Y si hablamos sólo de imagen, tenemos que decir que entendemos que de la misma forma que la moda cambia, nos hace falta adaptarnos a las nuevas realidades con un paquete, unas etiquetas, que estén un poco más acordes con lo que queremos trasmitir en el momento actual.

O sea, que no sólo sacamos los nuevos productos sino que en los productos más clásicos nuestros, el crianza, el reserva, y el gran reserva hemos intentado darles ese pequeño plus de actualización.

Para alguien que conoce Lan pero que no sabe bien qué hay detrás, ¿como definirías un poco la filosofía y el trabajo que hacéis aquí?

Arranquemos por la cúspide, por la parte de arriba, donde tenemos dos productos que fundamentalmente son nuestra imagen hacia el exterior, de cómo somos capaces de elaborar vinos auténticamente tops, con puntuaciones fantásticas en todas las guías, y estos productos son: el Culmen y el Lan a Mano.

Luego a partir de ahí viene Viña Lanciano, que es un vino de finca y que posiblemente es el vino más elegante que tenemos en nuestra bodega. Es el más clásico pero es el más elegante también. Luego tenemos un vino de corte mucho más actual, mucho más moderno, entendiendo por tal los vinos que tienen color, pero al mismo tiempo son suficientemente amables, en una crianza en barrica más corta, pero en barrica muy nueva. Bueno, este es el vino que nosotros llamamos Lan D-12

Y a partir de ahí tenemos lo que podemos denominar la gama más clásica compuesta por el crianza, el reserva, y el gran reserva. Detrás de todo ello lo que subyace es una filosofía de que el vino no sólo es para que lo catéis los profesionales, sino que en definitiva para compartir los buenos momentos y entendemos eso se llama tomarse una copa, o después de una copa tomarse otra más.

[content-egg module=Amazon template=compare]