Vinos excelentes de Bodegas Escarvio

Hace unos días tuve la oprtunidad de participar en una cata de vinos procedentes de las Bodegas Escarvio. En esta ocasión  además de presentarnos los 4 vinos que íbamos a catar, nos contarnos con enorme afabilidad, multitud de anécdotas, las características particulares de la bodega y un poco de su historia, con lo que se logró crear un entorno espléndido entre los allí presentes.

Vinos excelentes de Bodegas Escarvio

La bodega se crea en el año 1999 por 3 amigos y enólogos, que hasta ese instante habían trabajado como enólogos o asesores técnicos para otras bodegas, tanto en España como en otros países y que deciden establecerse en un pueblo de La Mancha y aprovechar el potencial de los viñedos que allí descubrieron. Con la idea clara de trabajar con variedades autóctonas por medio de la agricultura ecológica, nace Bodegas Ercavio, nombre que actualmente han reemplazado por Bodegas Más Que Vinos.

Ahora vamos a hablar de los 4 vinos catados. Se comenzó por un blanco que nos sorprendió a todos gratamente y que representa un enorme ejemplo de vinos elaborados con variedades de uva que hasta hace poco eran menospreciadas para la preparación de vinos de calidad y que actualmente se sabe que son más que válidas para realizar grandes vinos.

Hablamos del Ercavio blanco 2014, elaborado con la variedad Airén que forma parte de la pluralidad autóctona local. Sorprendente nariz por su potencia, pese a que la variedad Airén no resalta exactamente por su expresividad aromatizada, nos hallamos un vino con una nariz de fondo frutal goloso, con notas realmente agradables a melón, melocotón y pera, todos estas notas aromáticas sobre un marcado fondo de yerba seca. Final tenuemente amargo.

Seguimos con el virtuoso Ercavio Roble 2013, uno de los vinos más vendidos de la bodega. Su intensidad de color es más bien media/baja. Con una fase olfativa muy elegante, muy balsámica y fresca. En boca el vino es untuoso y extenso, con un tanino realmente bien integrado y agradable que lo transforma en un vino muy simple de tomar. Por incorporar algún “pero”, es verdad que se quedaba algo corto en el regusto.

El tercer turno fue para La Meseta, uno de los vinos más singulares de la noche. Este presenta una mayor extracción de color que en el precedente. Este es un vino que sus propios productores catalogan como “el extranjero”, ya que está elaborado con un 50% de uvas Syrah, que es una variedad extranjera, y que se combina con otro cincuenta por ciento con Tempranillo.

La crianza de ocho meses en barrica de roble francés pasa plenamente inadvertida, prevaleciendo una fruta algo más “cálida” que en el Ercavio Roble 2013 catado previamente. La Meseta es un vino bien estructurado, elegante y redondo en boca.

Y como colofón de esta magnífica cata, le llegó el turno a “El Señorito” 2011, un vino excepcional, uno de los grandes.
En mi modesto criterio diría que este tinto monovarietal es una apuesta segura. En nariz es complejo, presenta aromas de bosque y hojarazca con notas leñosas, de tierra mojada y frutas maduras. En boca es estructurado, con buen equilibrio, tanino muy leve. El final de boca presenta una agradable acidez cítrica.

[content-egg module=Amazon template=compare]

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta