Cómo envolver una botella de vino para regalar

Cómo envolver una botella de vino para regalar. En las pasadas navidades me rompí la cabeza buscando la forma adecuada de regalar una botella de vino a mis amistades. Quería que el envoltorio fuera resistente para poderlo colocar debajo del árbol, que además no fuera obvio su contenido y que encareciera el regalo. Finalmente di con la fórmula perfecta de como envolver una botella de vino para regalar, que fuera agradable a la vista y que no me vaciara los bolsillos.

Cuando gasto poco dinero en una botella de vino para regalar a un amigo o al anfitrión de la fiesta, siempre trato de no exceder el presupuesto a la hora de envolver el obsequio. Como tampoco me gusta utilizar el clásico envoltorio barato: el estuche de cartón con coloridos diseños en el que metes la botella y ya está.

En primer lugar no deja lugar a dar una sorpresa, así que no existirá el divertido momento de abrirlo, vaya que no tiene gracia alguna. En cuanto entras por la puerta con el regalo te dicen «Gracias por la botella de vino» y todavía no has ni acabado de entrar.

Cómo envolver una botella de vino para regalar

Déjame contarte un poco los avatares para llegar a envolver una botella de vino como quería. El primer tropiezo fue con el tamaño de las botellas, pues no todas tienen las mismas medidas. Había comprado una docena de cajas de cartón en los correos pero por el ancho solo me cupieron las botellas de Cabernet Sauvignon, Merlot, Sauvignon Blanc, Chenin Blanc, Reisling y Gewürztraminer. Las botellas más grandes como las de Champán, Borgoña y Oporto requieren un estuche más amplio, por lo que tuve que regresar a comprar unos embalajes mayores.

Para comenzar a envolver los regalos corté algunos trozos de espuma de polietileno para que el paquete fuera silencioso además de servir de protección a las botellas. Comencé a distribuirlos de forma tal que quedaran entre el estuche y la botella y reforcé con otro pedazo de poliespuma la parte superior donde está el pico de la botella.

Antes de cerrarlo verifiqué que la botella estuviera protegida por todos los lados y lo sellé con cinta adhesiva transparente.

Envolví el estuche, con su preciado contenido, en papel de regalo y para finalizar le hice un gran lazo de cinta.

Ya viste que no es nada difícil envolver una botella de vino para regalar, solo hay que sacar un poco de la parte artesana que todos llevamos dentro.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta