Como utilizar el vino blanco seco para cocinar

Con este artículo pretendo hacerte llegar algunas sugerencias sobre como utilizar el vino blanco seco para cocinar. Para comenzar te comento que es importante encontrar un vino que complemente el plato, que sea de calidad razonable y tenga un sabor delicioso por sí solo. Generalmente los vinos que te encuentras etiquetados como «vino de cocina» no son muy agradables para beber y como la mayoría de las recetas requieren menos de una botella será mejor utilizar del mismo vino que vas a beber durante la cena.

Los vinos blancos secos se utilizan comúnmente para cocinar cuando no se quiere añadir dulzura al plato. A medida que se va cocinando con el vino, el alcohol se evaporará y además todo el sabor del vino se lo añade al plato. Para cocinar se quiere un vino’ no dulce’ (seco) que no tenga azúcar. La mayoría del vino blanco de mesa es seco. Un vino seco puede tener un sabor dulce si el nivel de alcohol es alto, esto está bien. No se debe agregar demasiada cantidad de vino al cocinar porque será difícil de reducir.

El uso del mismo vino que se va a beber durante la comida, lo convierte en un buen maridaje con el plato que estés cocinando, ya que los sabores se complementan entre sí de forma natural. Como regla general, los vinos blancos secos para cocinar deben combinarse con platos ligeros como pollo, cerdo, ternera, sopa, mariscos, pescados y vegetales. Más adelante encontrarás algunos ejemplos de platos combinados con vinos muy populares.

Vino blanco seco para cocinar

Carnes Blancas, Cremas y Salsas

Vino recomendado: Chardonnay

Usa vinos blancos secos más espesos e intensamente aromatizados, como un Chardonnay, para hacer cremas, salsas o pollo. Hay muchos vinos blancos que reúnen estas características, sin embargo un Chardonnay es probablemente el que está más ampliamente disponible. Cocinar con vino una salsa con natas o una crema requiere un poco más de experiencia, ya que es difícil equilibrar la acidez o controlar la cantidad de vino que se ha de reducir, por lo que quedaría una salsa agria o con alcohol residual y en ambos casos se puede arruinar el plato. En estos casos es muy importante probar regularmente el sabor mientras se está cocinando el plato.

Pescados y mariscos

Vino recomendado: Pinot Grigio

Los vinos blancos secos frescos, como un Pinot Grigio, añaden un carácter frutal y mineral que es perfecto para cocinar mariscos. Un poco de acidez le va muy bien a un pescado graso. Si quieres experimentar prueba cualquiera de estos otros varietales: Vinho Verde, Assyrtiko, Muscadet.

Verduras y vegetales

Vino recomendado: Sauvignon Blanc

El Sauvignon Blanc es un vino clásico ligero con sabores frutales, herbáceos y florales que le dan una dimensión sorprendente a las verduras y vegetales. Es uno de los vinos más fáciles de utilizar en la cocina, sólo hay que rociar el vino en la sartén para desglasar (recuperar los glaseados que quedan al fondo de una sartén o cazuela tras un guiso o asado, consiguiendo una sabrosa base líquida para una salsa). Prueba con alcachofas, platos con tomate al estilo mediterráneo, acelgas, berenjenas, ajo, pimientos y setas. Añade un poco de mantequilla y zumo de limón para una deliciosa mezcla y el equilibrio perfecto de ácido. Cualquiera de estos otros vinos varietales también tienen cualidades similares: Verdejo, Gruner Veltliner, Viognier.

Algunos consejos para cocinar con vino blanco

  • Para las salsas cremosas, cocina el vino por separado y reduce hasta la mitad de la cantidad inicial. Una vez reducido, añade la nata. La mayoría de las recetas requieren de 1/2 taza a 3/4 de taza de vino.
  • Después de saltear las verduras, rocía unas cucharadas soperas de vino en la sartén para desglasar.
  • Para los mariscos, agrega el vino al caldo, ya sea para cocinar al vapor o escalfar los mariscos (mejillones, almejas, ostras).
  • Puedes agregar algunas cucharadas de vino a las marinadas para ablandar la carne y para caramelizarla en la cocina.
  • Cuanto más tiempo cocines el vino, menos alcohol habrá en el plato. Puede tardar hasta 2,5 horas de cocción a fuego lento para eliminar completamente el alcohol.
  • Una botella de vino blanco abierta y refrigerada se puede beber hasta una semana después y es apto para cocinar durante dos semanas.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta